- Economía, Política

La ignorancia económica del Papa Francisco

Ahora dice el Papa que el problema que Sudamérica sufre es debido a un sistema económico en el que el núcleo es el dios dinero y que se realizan políticas de exclusión muy grandes. Añade que se sufre mucho y que a día de hoy, Latinoamérica está sufriendo por culpa del liberalismo económico. Que está matando de hambre y falta de cultura. También dice que los sistemas de economía liberal no dan trabajo y dan alas a la delincuencia.

Esta no es la primera vez que el papa Francisco se equivoca de una forma tan burda. De hecho, podríamos decir que no tiene la más mínima idea de economía. El Papa Juan Pablo II por lo menos era consciente del fracaso económico que era el comunismo ya que lo había vivido en sus carnes al ser polaco. También sabía que el capitalismo era la opción que mayor prosperidad aportaba a la gente.

Por qué es falso todo esto

El libre mercado está sacando la pobreza del mundo a pasos agigantados. El PIB per cápita ha crecido de forma exponencial desde la revolución industrial, pero desde la apertura al capitalismo de los mercados asiáticos el cambio ha sido brutal. Sobre todo para ellos, claro.

¿Tan solo el PIB per cápita?

No, esto podría suponer que unos ganaran mucho y otros poco, pero esto no es así. Muchos estudios han repetido hasta la saciedad que en las regiones del planeta en las que ha aumentado el PIB per cápita ha descendido la pobreza de manera notable.

Se podría decir que los países del tercer mundo se han visto explotados por los del primer mundo por culpa de la globalización, pero también es mentira, porque ellos son los que más se han beneficiado de los efectos de la globalización.

Por otra parte, se podría decir que los países occidentales son más igualitarios en cuanto a los ingresos, pero esto tampoco es así.

¿Entonces, por qué dice esto el Papa Francisco? Este es un discurso muy utilizado por toda la izquierda y el neocomunismo que es absolutamente falso. Yo creo que tanto unos como los otros son efectos de la desinformación y el desconocimiento.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *